El Salvador importa más energía eléctrica en la región

Demanda de Energia Electrica crece en El Salvador Mientras los proyectos locales de energía renovable son entrampados por las distribuidoras de Energía, El Salvador sigue comprando mas energía en la región

Durante 2018 las compras de energía eléctrica ascendieron a $167 millones, 58% más que en 2017, y su principal proveedor fue Guatemala, al acaparar cerca del 81% del total de ventas.

Datos del Banco Central de Reserva de El Salvador, BCR, precisan que entre 2017 y 2018, las importaciones de energía pasaron de $105 millones a $167 millones, siendo este último el monto más alto reportado en los últimos veinte años.

Detallan las estadísticas que el año pasado el mayor vendedor fue Guatemala con un total de $136 millones, le siguió Panamá con $26 millones y Costa Rica con $6 millones. 


El de 2018 fue el monto más alto registrado de los últimos 20 años. El Salvador mantuvo una tendencia creciente en la importación de energía desde 1994, el año más antiguo disponible en la base de datos en línea del BCR.

El crecimiento más significativo se observó en 2014, cuando se duplicó el monto de 2013, al pasar de $30.49 a $61.20 millones. El aumento en las importaciones de energía eléctrica se aceleró desde 2014 y para 2017 superó por primera vez la cota de los $100 millones, llegando a $105.78 millones. Un año después, en 2018, volvieron a romper récord, creciendo $61.20 millones respecto al 2017.

Los datos del Consejo Nacional de Energía (CNE) revelan que las compras al mercado regional totalizaron 1,824.1 gigavatios hora (Gw/h) al cierre de 2018, pero de esas se devolvieron al MER 64.8 Gw/h. De esta manera, la importación neta alcanzó 1,759.3 Gw/h y abasteció el 27 % de la demanda nacional de electricidad. Los resultados de 2018 equivalen a un crecimiento del 10.9 %, pues fueron 174 Gw/h adicionales a los de 2017.

Energía Renovable, una solución entrampada

Ejecutar proyectos de energía renovables en El Salvador, es una total odisea, aseguran usuarios que se han aventurado, debido al alto costo de la energía eléctrica en este país.

La recién reformada ley de electricidad establece que los productores independientes pueden realizar proyectos pero que la energía debe ser comprada por las mismas distribuidoras de energía, obviamente a un precio inferior de la venta.

Además los permisos de aprobación de los proyectos son emitidos por las mismas distribuidoras, entes privados comerciales, quienes ponen, según los usuarios «demasiados obstáculos para la aprobación».

Los salvadoreños esperan que el gobierno, a través de la Supeintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones, SIGET, sea quien tome el control de la aprobación de los proyectos de energía renovable y suplir de esta manera la demanda de energía que cada vez es mayor en ese país.

Energía renovable, una solución entrampada y sin incentivos en El Salvador.

leave a reply